La fuerza del emprendimiento femenino en Chile 2.0

Por: Bruno Trisotti Martínez Director Nacional de Sercotec

Emprender siempre es un desafío, pero cuando se trata de cumplir sueños, todo es posible. Y lo
cierto es que en este camino muchas veces de dulce y agraz, Chile ostenta ser uno de los países
más emprendedor del continente. En ese contexto, nos vemos frente a una realidad gratificante,
que es el aumento en la cantidad de mujeres que ha tomado el desafío de emprender y, que hoy,
llegan al 40% los microemprendimientos liderados por ellas.
Sabemos que una de las mayores consecuencias que ha generado la pandemia a nivel mundial y
en nuestro país es el alto índice de desempleo, un escenario que también ha mermado en el
sector donde se desarrollan laboralmente las mujeres. Muchas de ellas, madres de familia que son
el gran puntal para salir adelante, han demostrado que tienen la fuerza para siempre volver a
levantarse y en ese acompañamiento Sercotec ha trabajado sin descanso durante todo este
tiempo para capacitarlas y apoyarlas en el camino del emprendimiento, pero también muchas de
ellas se han visto beneficiadas con nuestros programas de emergencia como fueron los 7
Reactívate que lanzamos en apoyo a las pymes durante el 2020.
He visto en cada lugar de nuestro país -donde he compartido con distintos emprendedores- la
fuerza y persistencia que tiene la mujer chilena. Sin duda, son líderes innatas y sumamente
ordenadas, lo que es un factor trascendental a la hora de tener una idea de negocio o de potenciar
aún más sus canales de comercialización y llegar a más clientes.
Según la encuesta EME 6 liderada por el Ministerio de Economía hay tres factores que influyen en
esta decisión de emprender. La primera es la oportunidad que se presenta y les da la opción de
generar más ingresos; segundo, es la necesidad de quienes no encuentran trabajo o lo han
perdido, y, finalmente, la tercera es la flexibilidad, por ejemplo, de horarios, sobre todo para
quienes son dueñas de casa con hijos y que sueñan con su propio negocio, pero que no cuentan
con una red de apoyo para el cuidado de su familia. Otra cifra que refuerza esto es que un 45% de
las microemprendedoras trabaja desde su casa.
Desde Sercotec esta es una realidad de la que nos hacemos cargo, contamos con un programa
dedicado solo para ellas que tienen una idea de negocio y que buscan emprender por primera vez.
Desde 2012 comenzamos a trabajar con instrumentos diferenciados que van en su directo
beneficio y, lo cierto, es que el Capital Abeja ha permitido igualar la brecha entre hombres y
mujeres que resultan beneficiados con nuestros subsidios. Además, gracias a esta herramienta ha
crecido el porcentaje de emprendedoras que postulan a los instrumentos de Sercotec, de ahí que
un dato clave es que, del total de postulantes, el 70% son mujeres.
Creemos que es indispensable promover iniciativas de emprendimiento y apoyo financiero como
el Capital Abeja, que están enfocadas en la realidad y las necesidades de las mujeres
emprendedoras de nuestro país, y que tienen como objetivo apoyarlas para que su incorporación
al mercado laboral sea exitosa. En ese contexto, el Capital Abeja 2021 -que estamos prontos a
lanzar- se ha visto fortalecido en cuanto a recursos, gracias a la gestión del Ministerio de la Mujer y

Equidad de Género, con quienes este año hemos generado una alianza con el fin de seguir
apoyando las ideas, generando espacios para que más mujeres se puedan formalizar y tener el
empuje inicial para comenzar a concretar sus sueños.
Aquí me gustaría detenerme y contarles la historia de Cecilia González, una tremenda
emprendedora. Ella, asesorada por el Centro de Negocios Ñuñoa, creó Emporio Natural, una pyme
dedicada a la cosmética natural. Con gran esfuerzo logró tener una certificación de calidad con
sello Sustentable de la Facultad de Economía y Negocio de la Universidad de Chile y certificación
Cruelty Free. Además, su emprendimiento fue elegido por Marca Chile. He estado con ella en
varias ferias de emprendimiento y siempre me dice una frase que a mí en lo personal me hace
mucho sentido y es que: “no hay edad para emprender”.
Y eso al final es la clave, no hay edad ni impedimentos que no se puedan sortear para empezar un
emprendimiento. Sin duda que no será fácil y muchas veces van a dar ganas de tirar la toalla, pero
las emprendedoras de Chile, si se lo proponen, lo logran, porque hemos sido testigos de cómo se
han reinventado en los momentos más complejos y han visto una oportunidad en la crisis. La
misma que les dio la posibilidad de generar ingresos sin dejar de lado a sus familias, que sin duda
son el motor que las mueve a seguir adelante. Y acompañarlas en el proceso, es nuestro
compromiso, como lo hicimos el año pasado con 14.631 mujeres que fueron beneficiadas por los
distintos programas de Sercotec. Este año estamos listos para continuar y las invitamos a
participar próximamente del Capital Abeja 2021 en www.sercotec.cl